Siguiendo con los post sobre el “corazón” de nuestros jabones, hoy nos centramos en el jabón de caléndula.

Es un jabón adecuado para lavar piel herida, cuarteada o con acné. La Caléndula tiene un efecto calmante y antiinflamatorio. El extracto de la flor tiene propiedades anti inflamatorias y antisepticas. El aceite de caléndula esta indicado para tratar y cuidar la piel con acné porque desinflama y desinfecta las heridas y favorece la cicatrización.

El jabón contiene aceite esencial y flores deshidratadas que refuerzan su acción, puede recomendarse su uso como mascarilla facial dejando actual la espuma tras un ligero masaje.

Formulado en unión a los aceites de limón, romero y azahar, este jabón se convierte en el aliado perfecto de pieles jóvenes con tendencia al acné. También para aquellas que presenten pequeñas lesiones, rozaduras o quemaduras solares.

Promueve la circulación cutánea, tanto sanguínea como linfática, y puede usarse para baños de alivio de piernas cansadas.

Es uno de nuestros jabones más demandado por sus propiedades y por su delicioso aroma cítrico.

Deja un comentario